Ratios

  • Un educador/a por cada 4 bebés de 0 a 12 meses
  • Un educador/a por cada 8 niños de 12 a 24 meses
  • Un educador/a por cada 14 niños de 24 a 36 meses

Horario

 

 

  • Entrada de 8:30 a 9:00 h
  • Salida de 16:30 a 17:00 h
  • Para posibles adaptaciones consultar

Período de adaptación

Cuando un niño llega a una escuela infantil en la mayoría de los casos, sólo conoce su ambiente familiar, y sacarle de éste puede suponer una situación negativa por ser desconocida y novedosa. 

Debemos comprender los mecanismos que se ponen en marcha durante la adaptación. A lo largo de la vida las personas debemos enfrentarnos a nuevas situaciones continuamente. Esto mismo ocurre en el caso de los pequeños. La diferencia está en que ellos no saben que es lo que está ocurriendo y reaccionan con conductas tales como llanto, sujetarse fuertemente a la pierna de sus padres buscando seguridad ante lo desconocido; mientras que los adultos sabemos que es una situación normal, y lo que está causando la ansiedad es la novedad ante dicha situación. Los  niños han de aprender que la vida se desarrolla en numerosos ambientes y los adultos se lo debemos facilitar.

Para facilitar este proceso, se aconseja que los primeros días, el niño permanezca en la escuela de 2 a 4 horas en presencia de alguno de los padres para que explore y conozca el nuevo ambiente junto con una figura de seguridad. Una vez el niño esté cómodo y no busque la mirada atenta del adulto, irá aumentando el tiempo de permanencia en la escuela sin la presencia de los padres. Este proceso se lleva a cabo paulatinamente respetando el ritmo del niño. En términos generales suele durar 2 semanas hasta que el niño se siente seguro en este nuevo entorno. Con el fin de lograr una correcta adaptación y ante la posible concurrencia de niños en dicho proceso, las horas de presencia en la escuela durante unas 2 semanas se podrán distribuir a lo largo de la jornada.